Energias renovables: la transición hacia el modelo energético final

Parque de Mª Luisa, Sevilla, 2018.-



El panorama energético mundial

No nos imaginamos un mundo sin el petróleo ni sus derivados: vasos, móviles, envases, bolígrafos, carpetas, despertadores (si alguien tiene una de madera, lo felicitamos), marcos, puertas, armarios, estanterias, escobas, cepillos, y un largo etc de cosas, llenan el mundo desde hace más de un siglo y pico con este sucedáneo indispensable para guardar y servir los enseres de una economía. mercantilista.

Siguiendo el rastro del crudo, encontramos el mundo de los carburantes, donde constantemente se juega una partida de cartas entorno a las pequeñas o grandes oscilaciones de los precios, lo cual envuelve este mundo en cierta esquizofrenia de mercado al albur de las decisiones que los grandes lobbies económicos, aunque sin ellos, la industria en el mundo no se podría mover. 

Hasta ahora, la dependencia de los combustibles fósiles ha sido y sigue siendo esa justificación a ciegas de su presencia en el planeta.


El cambio de modelo 

No hace falta acudir a la enciclopedia para saber que gran parte de los inventos que el siglo XIX dió a la primera revolución industrial, fueron alumbrados con aceite de ballena, algo que pasó de lo imprescindible a la esquilmación y aniquilación de razas autóctonas de cetáceos (como por ejemplo la ballena vasca), y que rápidamente fue sustituido por la floreciente industria del carbón, más a mano (bajos salarios) y abundante (destrucción del paisaje).

Es así, que en cada época de la historia el ser humano ha tenido que articular un sistema energético que cubriese las necesidades de su actividad, a veces acertando, y otras muchas andando contra las leyes de la naturaleza ("energía nuclear, no gracias, 1980").

La transición del actual modelo energético, basado en los combustibles fósiles, el carbón, y la energía nuclear, debe encaminar sus pasos hacia un modelo energético renovable y exento de emisones de gases contaminantes, como ya se ha hecho latente en la pasada cumbre de Katowice.

Seguramente, en algo podemos ayudar las pymes y empresas del sector medioambiental. Pero sin un plan ordenado, la autosuficiencia energética seguirá siendo un mito, nucleado por las grandes comercializadoras y al albur de los círculos de poder de Wall Street, y el modelo de eficiencia energética una utopía difícil de resolver al pairo de los fondos de inversión de capital no precisa o necesariamente españoles.


C. de C. , 2018.-

Comentarios

Entradas populares de este blog

Reparación de Instalaciones solares para agua caliente en Sevilla

El Naturalista

Por qué instalar placas solares para agua caliente en mi vivienda